miércoles, 26 de marzo de 2014

Día 69 de Prosperidad y Bendiciones!!!

Amor en acción!!!

Día 69: Bendiciones

Te amo Gracias por las Bendiciones y Prosperidad que llega a mi vida Hoy.

Saludos de mi corazón al tuyo...

EMPIEZA A DAR GRACIAS Y A SENTIR EL PODER DE LA GRATITUD
ORACION PODEROSA PARA ACTIVA EL PODER QUE HAY EN TU INTERIOR
Aunque tengas una lista de necesidades y deseos, pregúntate de qué dispones ya de lo que puedas sentirte agradecido.
Busca las cosas de tu vida que despierten tu gratitud, aunque al principio te parezcan insignificantes.
Pronto comenzarás automáticamente a sentirte optimista y dichoso.
Haz una lista de agradecimientos y mira cómo va creciendo.
Concéntrate en la abundancia que hay ahora en tu vida, no en las carencias.
Ve tu vida completa, plena, y mantén esa visión.


Afírmala.
Llévala a cabo. Conviértela en realidad.
No busques nada fuera de ti.
Tú eres el Universo, contenido en su propia perfección.




Día 69: Prosperidad

Te amo Gracias por las Bendiciones y Prosperidad que llega a mi vida Hoy.
Saludos de mi corazón al tuyo...
Sobrevive, Ahorra, Sirve

Cerca del principio del libro, “Dar para Recibir”, los lectores son presentados con Rachel, una mujer joven que trabaja con Pindar y que tiene el talento para hacer una extraordinaria taza de café.
Rachel, nos dicen, creció en un vecindario pobre y comenzó a trabajar para ayudar a mantener a su familia cuando era muy jovencita.
Cuando llegó a una edad adulta, había trabajado haciendo de todo, desde limpiar casas hasta trabajar de albañil con una gran variedad de trabajos entre esos dos.
El lector descubre que mientras que, por supuesto, hubieron trabajos que disfrutó más que otros, Rachel tuvo éxito en cada uno de sus trabajos por un factor primordial: tomó cada trabajo que tuvo como si lo amara.
Ella logró esto recordándose que el trabajo le daba la oportunidad de sobrevivir, ahorrar y servir.
Pindar le explica a Joe, que mantenerse, ahorrar y servir son las tres razones universales por las que se trabaja.
Mantenerse (sobrevivir) – trabajamos para satisfacer nuestras necesidades básicas. Ahorrar – trabajamos para ir más allá de la supervivencia y para expandir nuestro mundo.
Servir – trabajamos para hacer una contribución al mundo alrededor de nosotros.
"...la mayoría de la gente pasa toda su vida concentrándose en la primer razón,"

le explicó Pindar.

"Un grupo más pequeño, se centra en la segunda.
Pero sólo unos cuantos que realmente son exitosos, no solo desde el punto de vista económico, sino genuinamente exitosos en todos los aspectos de sus vidas – mantienen la mirada fija exclusivamente en la tercera."
Aquellos que sirven a su prójimo son recompensados de igual manera.
Entre más damos a los demás, más regresa a nuestras vidas.
Es prácticamente una ley de la naturaleza.
Los que son verdaderamente ricos, en toda la extensión de la palabra, no sólo dan más porque tienen más sino porque entienden que es la forma de continuar teniendo más.
Entienden cómo funciona la vida.
Entienden que los que ayudan a los que necesitan ayuda – donando dinero, tiempo, energía o experiencias – viven vidas más largas, más felices y más llenas de riqueza.
Entre más ayudan, más reciben.
Winston Churchill dijo una vez, "Obtenemos el pan que comemos con el dinero que ganamos, pero nos ganamos la vida con lo que damos."
No importa cuánto creas que el dinero va a mejorar tu vida, el tener más no te va a hacer más feliz.
Tienes que vivir una vida significativa para lograrlo.
Y si no te has dado cuenta todavía, el tener dinero no es un requisito para vivir una vida significativa.
En la plática que dio en la ceremonia de graduación para los graduados de la Universidad Villanova en 1999, la escritora Anna Quindlen resaltó lo siguiente al recordar un encuentro que tuvo con un hombre que ella llegó a considerar como uno de sus más grandes maestros.

He aquí una parte de lo que les dijo:

"Era diciembre, y estaba yo escribiendo una historia acerca de cómo sobrevive la gente de la calles los meses invernales.
El y yo nos sentamos en la orilla de los soportes de madera, colgando los pies por el lado y me habló de lo que hacía, pidiendo limosna en el boulevard cuando las multitudes del verano habían desaparecido, durmiendo en una iglesia cuando las temperaturas bajaban más allá de cero grados, escondiéndose de la policía en medio de “El Pulpo” y “El Ciclón”, y de algunos otros juegos mecánicos.
Pero me dijo que la mayor parte del tiempo se la pasaba en el malecón, de frente al agua, de la forma en la que estábamos sentados ahora, aun cuando hacía mucho frío y tenía que ponerse los periódicos después de leerlos. Y le pregunté porqué.
¿Por qué no iba a alguno de los refugios? ¿Por qué no se registraba en un hospital para desintoxicarse? Y solo miró hacia el océano y me dijo, 'Mira esto, jovencita.
Mira esta vista.' Y todos los días, de alguna pequeña manera, trato de hacer lo que me dijo. Trato de ver la hermosa vista.
Y es lo último que tengo que decirles el día de hoy, palabras de sabiduría de un hombre sin un centavo en la bolsa, sin un lugar a dónde ir, sin nada que ser. Miren la hermosa vista.

Nunca se desilusionarán. "

El crear una vida próspera es un objetivo importante y valioso, y el dinero es parte de la fórmula, pero el tener un propósito más grande que el de adquirir dinero es crítico para tener felicidad, alegría y crecimiento a largo plazo.
Las cosas que el dinero puede comprar no se comparan con lo que una vida con sentido puede proporcionar.
Debes vivir tu vida con un mayor propósito que el de simplemente adquirir dinero – y parte de ese propósito es el de usar el dinero que adquieres para hacer una diferencia en el mundo.
Es fácil, a medida que avanzamos en el experimento de la prosperidad, pensar más y más en lo que el dinero y las riquezas nos pueden proporcionar.
Pero el quedarnos atrapados en buscar formas de generar más dinero en nuestras vidas puede ser perjudicial para una vida próspera.
Estaríamos mejor si buscáramos experimentar la vida al máximo, permitiéndonos ser vehículos a través de los cuales todo lo bueno de la vida pueda fluir.
Así, no se desperdicia ni un momento de la vida y cuando se completa, podemos voltearla a ver sin arrepentimientos, sabiendo que sobrevivimos, ahorramos y servimos de la mejor manera posible.

La Acción del Día: 

1. Lee tu Plan de Negocio para la Prosperidad y las once cosas de tu lista de agradecimientos.
2. Toma un momento para pararte firmemente con un brazo alzado hacia el cielo, el puño firme como si te estuvieras agarrando de la mano de Dios. Ahora, ya sea verbal o mentalmente repite "Con Dios como mi Testigo…
3. Coloca tu cuota de dinero del día de hoy en tu contenedor y lee la afirmación que está en el contenedor tres veces. Espera recibir algo en regreso.
4. Bendice a todos los que están a tu alrededor, incluyendo a los otros participantes en este experimento. Imagina como aquellos a quienes bendices prosperan y se rodean del bien. Entonces bendícete a ti mismo e imagina lo mismo.
Puedes continuar bendiciendo a la persona o personas en tu lista de bendiciones.
Lee todas las bendiciones que llegan por correo electrónicos. Tus bendiciones están haciendo una diferencia.
El leer las respuestas te dará la oportunidad de verlo por ti mismo.
5. Lee las peticiones de algunos de tus compañeros y elige una o dos. Dedica algo de tiempo cada día, cuando menos durante los siguientes siete días bendiciendo a las personas involucradas en esas peticiones.
Mándales una pequeña nota cada día, durante esos siete días, a las personas que hayas elegido avisándoles que los estás cubriendo de bendiciones y que estás imaginando que todo lo mejor les sucede.

El Pensamiento del Día:

"Dormí y soñé que la vida era alegría.
Me desperté y encontré que la vida era servicio.
Actué y contemplé que el servicio era alegría."
--Rabindranath Tagore

La Afirmación del Día: 
"Tomo la riqueza de la vida a mi alrededor."




Gracias! Gracias! Gracias!  Elizabeth Orozco y su equipo, Dios bendiga el bien de este blog y a todos los involucrados....Namaste!!!

META CUMPLIDA

1 comentario: